5 … 4 … 3 … 2 …. (Tercera Parte)

Septiembre 23, 2008

5 … 4 … 3 … 2 …. (Primera Parte)

5 … 4 … 3 … 2 …. (Segunda Parte)

Fui directo a coger el autobús. La incertidumbre se palpaba en el aire. Contrario a lo que sucede en un día normal, la parada del autobús estaba prácticamente desierta. Tres o cuatro personas esperaban nerviosas, ante la mirada desafiante de un par de policías.

- Eh! usted, su documentación – me dijo uno de ellos -.
- Y póngase contra la pared, abra las piernas y suba los brazos – me dijo el otro -.

Obedecí sin mas.

Luego de haberme sentido practicamente violado por las manos del segundo de esos cabrones, me subí al autobús, me senté al lado de la ventanilla y mientras nos poníamos en marcha ví con repulsión, como el bastardo de uniforme que me acababa de cachear, me guiñaba el ojo y sonreía sarcásticamente. Hijo de puta, pensé. Me fijé en el arma que llevaba en la cintura y me imaginé cogiéndola en un milisegundo y a continuación apuntándole a la cabeza y volándole los sesos.

Olvidé el incidente e intenté pensar en lo que haría al llegar a Sol. Recosté la cabeza en la ventanilla y sin casi notarlo empecé a llorar. Podía contar una a una las lágrimas, cayendo por la pendiente inerte de las mejillas. Hace tiempo que había aprendido a llorar así, sin inmutarme, sin un sollozo, solitario.

“Al final en esta vida uno no es lo que quiere ser…, - me dije a mi mismo - …se es lo que se puede, y ya está…”

El día que marcó un antes…. y un después

Julio 4, 2008

Este relato lo hemos ido armando entre varios miembros de Sinctrl, cada uno ha colaborado con texto o imágenes propias.

Daligt:

El saber que ahí viajaba la respuesta a mis problemas, me bloqueaba el pensamiento y no sabía que hacer ….

Jcab:
Todo parecía tan extraño. Tan calculado. Tan coincidente. Hacía dos minutos sentía que todo estaba perdido, me resignaba y buscaba excusas para justificar mi situación y de pronto apareció, la posible respuesta a todo pasó por la estrecha y agrietada calle del café en donde me encontraba. Me quedé perplejo. Cuando desapareció volví a refugiar la mirada en el café ya frío que tenía en frente. Pensaba y no pensaba en nada, intentaba calmarme, ordenar las ideas.

No sé cuanto tiempo estuve así, reaccioné cuando el camarero me tocó el hombro, ¿está usted bien? me preguntó. Le sonreí, creo que lo estaré, le dije. Le pedí la cuenta y me levanté. De pronto tenía claro lo que tenía que hacer. Cuando me dirigía a la puerta no sabía si llovía o había parado ya. Maldito día para olvidar el paraguas.

Pacunar:
No había parado de llover, pero así como en los días en los que me sentía inmensamente feliz (o profundamente triste) me dispuse a caminar a casa aunque me mojase, esperando que el olor a lluvia y ese tono gris de la ciudad me ayudara a pensar claramente. No es el fin del mundo, pensé, y como buen metódico que soy, empecé a recordar cómo había caído en esta situación para ver si encontraba escondida alguna solución, ahora ayudándome con la pequeña luz de esperanza que hace unos minutos acababa de pasar frente a mí.

El día que le conocí empezó todo, ese día supe desde el primer instante que era el tipo de personas que sin quererlo o sin saberlo marcan un ‘algo’ en la vida de los que le rodean, siempre tan carismático, siempre tan sonriente, de esos que sobresalen del grupo en el que se encuentran. Hablando con él mi timidez al entablar conversación con un completo desconocido desaparecía, así como esa preocupación de buscar algún tema “políticamente correcto” para no pasar verguenzas, pues él siempre sabía de qué hablar. Noté, sin embargo, un aspecto sombrío y melancólico en su mirada, como quien esconde una historia que no quiere recordar pero que siempre está allí presente, acosándole durante el día y apareciéndo en sus sueños por la noche. Nos intercambiamos nuestros datos de contacto y quedamos en juntarnos algún día para conversar más tranquilamente sobre un tema de trabajo en el que podríamos ayudarnos mutuamente, aunque según él, era una simple excusa para unas cañas o una buena comida.

Larroyo:

No cabía duda alguna. El virus continuaba vivo en él y cada vez con mas fuerza. Unicelular, solitario, sin prisas. Navegando en sus entrañas, perdido en la inmensa y compleja red de la vida.

Rodeaba su corazón, acariciaba sus paredes y el cosquilleo se volvía latente. Se revolvía sobre su propio eje dibujando rutas indescifrables, se asomaba a través del globo ocular y luego, reposaba durante unos segundos.

Emontes:
Había salido como todos los jueves a tomar un café con mi buen amigo, un científico como pocos, una eminencia, pero que vivía con una sola idea en su mente, buscar la cura para la enfermedad de su hijo, un chaval joven y alegre, con unos ojos enormes que solo verle te invitaba a sonreír, pero marcado por una enfermedad mortal, de esas a las que el ser humano aún no encuentra una explicación. De repente paso lo inesperado y una llamada que nos confirmaba lo peor, el chaval había muerto, y no por la temida enfermedad sino en un accidente de moto.

Pasé el resto de días pensando en lo arrepentido que estaba ese buen hombre, que en lugar de haber estado mas tiempo con su hijo se dedicaba únicamente a encontrar la cura, y se le olvidó vivir y amar intensamente a los suyos, haciendo infeliz precisamente a la persona por la que vivía obsesionado de curar.

5 … 4 … 3 … 2 …. (Segunda Parte)

Junio 26, 2008

5 … 4 … 3 … 2 …. (Primera Parte)

Un segundo pudo haber marcado la diferencia. En un segundo dices que si a participar en algo. En un segundo te das cuenta que hiciste mal. En un segundo te das cuenta que ellos harán mal. En un segundo decides que puedes hacer algo al respecto. En un segundo puedes correr hacia ese lugar para evitar que suceda. En un segundo ibas a gritar para evitar la desgracia. En un segundo ha sucedido.

Agotado me senté en las escaleras de un portal contemplando la escena. Gente corriendo entre el humo, buscándose, gritando, llorando. Hijos de puta, lo habían hecho. Conforme el humo se fue despejando pude ver al otro lado de la calle el cuerpo en el suelo del ejecutivo, una mujer lo abrazaba mientras pedía a gritos una ambulancia. Me sentía decepcionado por no haberlo evitado, no por él, ese tipo me importaba una mierda, lo sentía porque ese no era el camino. Ese nunca es el camino.

El sonido a lo lejos de la sirena me hizo volver a la realidad. Aunque mi deserción forzó cambios en el plan estaba seguro de que no les había dado tiempo de modificarlo demasiado. Sabía cuales eran los objetivos. Sabía quiénes eran. Sabía qué buscaban con todo esto. Había llegado tarde, es verdad, pero sabía también que esto era sólo el principio. Al escuchar la sirena mas cerca me puse de pie, no era el final, yo todavía podía hacer algo, aunque seguramente me estarían esperando, vi el reloj, las 9:37 y empecé a andar, a correr, tenía menos de una hora para llegar a Sol.

5 … 4 … 3 … 2 ….

Junio 19, 2008


Se adelanto un segundo, UN SEGUNDO! Yo debería haber estado ahí …. pero qué paso?

El día que marcó un antes … y un después (V)

Junio 4, 2008

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte

Había salido como todos los jueves a tomar un café con mi buen amigo, un científico como pocos, una eminencia, pero que vivía con una sola idea en su mente, buscar la cura para la enfermedad de su hijo, un chaval joven y alegre, con unos ojos enormes que solo verle te invitaba a sonreír, pero marcado por una enfermedad mortal, de esas a las que el ser humano aún no encuentra una explicación. De repente paso lo inesperado y una llamada que nos confirmaba lo peor, el chaval había muerto, y no por la temida enfermedad sino en un accidente de moto.

Pasé el resto de días pensando en lo arrepentido que estaba ese buen hombre, que en lugar de haber estado mas tiempo con su hijo se dedicaba únicamente a encontrar la cura, y se le olvidó vivir y amar intensamente a los suyos, haciendo infeliz precisamente a la persona por la que vivía obsesionado de curar.

El día que marcó un antes … y un después (IV)

Mayo 29, 2008

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte


No cabía duda alguna. El virus continuaba vivo en él y cada vez con mas fuerza. Unicelular, solitario, sin prisas. Navegando en sus entrañas, perdido en la inmensa y compleja red de la vida.

Rodeaba su corazón, acariciaba sus paredes y el cosquilleo se volvía latente. Se revolvía sobre su propio eje dibujando rutas indescifrables, se asomaba a través del globo ocular y luego, reposaba durante unos segundos.

El día que marco un antes …. y un después. (III)

Mayo 19, 2008

Primera parte.

Segunda parte.

No había parado de llover, pero así como en los días en los que me sentía inmensamente feliz (o profundamente triste) me dispuse a caminar a casa aunque me mojase, esperando que el olor a lluvia y ese tono gris de la ciudad me ayudara a pensar claramente. No es el fin del mundo, pensé, y como buen metódico que soy, empecé a recordar cómo había caído en esta situación para ver si encontraba escondida alguna solución, ahora ayudándome con la pequeña luz de esperanza que hace unos minutos acababa de pasar frente a mí.

El día que le conocí empezó todo, ese día supe desde el primer instante que era el tipo de personas que sin quererlo o sin saberlo marcan un ‘algo’ en la vida de los que le rodean, siempre tan carismático, siempre tan sonriente, de esos que sobresalen del grupo en el que se encuentran. Hablando con él mi timidez al entablar conversación con un completo desconocido desaparecía, así como esa preocupación de buscar algún tema “políticamente correcto” para no pasar verguenzas, pues él siempre sabía de qué hablar. Noté, sin embargo, un aspecto sombrío y melancólico en su mirada, como quien esconde una historia que no quiere recordar pero que siempre está allí presente, acosándole durante el día y apareciéndo en sus sueños por la noche. Nos intercambiamos nuestros datos de contacto y quedamos en juntarnos algún día para conversar más tranquilamente sobre un tema de trabajo en el que podríamos ayudarnos mutuamente, aunque según él, era una simple excusa para unas cañas o una buena comida.

El día que marco un antes …. y un después. (II)

Mayo 13, 2008

Primera parte.

Todo parecía tan extraño. Tan calculado. Tan coincidente. Hacía dos minutos sentía que todo estaba perdido, me resignaba y buscaba excusas para justificar mi situación y de pronto apareció, la posible respuesta a todo pasó por la estrecha y agrietada calle del café en donde me encontraba. Me quedé perplejo. Cuando desapareció volví a refugiar la mirada en el café ya frío que tenía en frente. Pensaba y no pensaba en nada, intentaba calmarme, ordenar las ideas.

No sé cuanto tiempo estuve así, reaccioné cuando el camarero me tocó el hombro, ¿está usted bien? me preguntó. Le sonreí, creo que lo estaré, le dije. Le pedí la cuenta y me levanté. De pronto tenía claro lo que tenía que hacer. Cuando me dirigía a la puerta no sabía si llovía o había parado ya. Maldito día para olvidar el paraguas.

El día que marco un antes …. y un después.

Mayo 8, 2008


El saber que ahí viajaba la respuesta a mis problemas, me bloqueaba el pensamiento y no sabía que hacer ….

Esta semana en la red merece la pena ver …

Septiembre 13, 2007

larroyo: Hoy les dejo un enlace a la web ganadora del Premio Oro en la sección Cyber del Cannes Lions Internacional Advertising Festival 2007. Es la web de lanzamiento de la película PULSE. Entrar, explorar y hacer click en “Abrir Video”. [ Audio indispensable ]. ENTRAR.

jcab: Mi recomendación de esta semana son los blogs colectivos que pertenecen a la empresa Weblogs SL los cuales son muy completos con temática que va desde bebés hasta viajes. Mi favoritos es Blog de Cine que se ha convertido en mi referente para saber qué se hace, qué se estrena, o qué se hizo en la industria del cine de cualquier país. Si querés hacerte una idea de los contenidos de cada blog podés visitar blogs.es que es dónde se recopilan las últimas entradas de cada uno.

edeleon: Por último y no menos importante aprovecho a hacer un poco de autobombo, desde hace unos buenos meses he estado utilizadon Google Reader como lector de feeds, cada dia con mejores características, lo mejor de todo es que te permite ir marcando noticias como importantes y compartirlas en un feed nuevo, como parte de mi trabajo es estar al día en lo que se mueve por Internet cuento con el tiempo de leer “cienes y cienes” (dicho popular Español) de blogs, en el trabajo usamos los “Shared Items” para compartirnos noticias importantes por lo que me dedico a marcar lo que considero curioso, novedoso y que marca tendencia, por lo que a los que quieran estar al dia y no tienen tanto tiempo pueden suscribirse a los Shared Items de edeleon, los Shared Items de jorgecab o los nuestro feed compartido de noticias.

Siguiente »