5 … 4 … 3 … 2 …. (Segunda Parte)

Junio 26, 2008 · Imprime esta entrada

5 … 4 … 3 … 2 …. (Primera Parte)

Un segundo pudo haber marcado la diferencia. En un segundo dices que si a participar en algo. En un segundo te das cuenta que hiciste mal. En un segundo te das cuenta que ellos harán mal. En un segundo decides que puedes hacer algo al respecto. En un segundo puedes correr hacia ese lugar para evitar que suceda. En un segundo ibas a gritar para evitar la desgracia. En un segundo ha sucedido.

Agotado me senté en las escaleras de un portal contemplando la escena. Gente corriendo entre el humo, buscándose, gritando, llorando. Hijos de puta, lo habían hecho. Conforme el humo se fue despejando pude ver al otro lado de la calle el cuerpo en el suelo del ejecutivo, una mujer lo abrazaba mientras pedía a gritos una ambulancia. Me sentía decepcionado por no haberlo evitado, no por él, ese tipo me importaba una mierda, lo sentía porque ese no era el camino. Ese nunca es el camino.

El sonido a lo lejos de la sirena me hizo volver a la realidad. Aunque mi deserción forzó cambios en el plan estaba seguro de que no les había dado tiempo de modificarlo demasiado. Sabía cuales eran los objetivos. Sabía quiénes eran. Sabía qué buscaban con todo esto. Había llegado tarde, es verdad, pero sabía también que esto era sólo el principio. Al escuchar la sirena mas cerca me puse de pie, no era el final, yo todavía podía hacer algo, aunque seguramente me estarían esperando, vi el reloj, las 9:37 y empecé a andar, a correr, tenía menos de una hora para llegar a Sol.

Comentarios

No se permiten comentarios.