El día que marcó un antes … y un después (V)

Junio 4, 2008 · Imprime esta entrada

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte

Había salido como todos los jueves a tomar un café con mi buen amigo, un científico como pocos, una eminencia, pero que vivía con una sola idea en su mente, buscar la cura para la enfermedad de su hijo, un chaval joven y alegre, con unos ojos enormes que solo verle te invitaba a sonreír, pero marcado por una enfermedad mortal, de esas a las que el ser humano aún no encuentra una explicación. De repente paso lo inesperado y una llamada que nos confirmaba lo peor, el chaval había muerto, y no por la temida enfermedad sino en un accidente de moto.

Pasé el resto de días pensando en lo arrepentido que estaba ese buen hombre, que en lugar de haber estado mas tiempo con su hijo se dedicaba únicamente a encontrar la cura, y se le olvidó vivir y amar intensamente a los suyos, haciendo infeliz precisamente a la persona por la que vivía obsesionado de curar.

Comentarios

¿Quieres dejarnos tu opinión?