El día que marco un antes …. y un después. (III)

Mayo 19, 2008 · Imprime esta entrada

Primera parte.

Segunda parte.

No había parado de llover, pero así como en los días en los que me sentía inmensamente feliz (o profundamente triste) me dispuse a caminar a casa aunque me mojase, esperando que el olor a lluvia y ese tono gris de la ciudad me ayudara a pensar claramente. No es el fin del mundo, pensé, y como buen metódico que soy, empecé a recordar cómo había caído en esta situación para ver si encontraba escondida alguna solución, ahora ayudándome con la pequeña luz de esperanza que hace unos minutos acababa de pasar frente a mí.

El día que le conocí empezó todo, ese día supe desde el primer instante que era el tipo de personas que sin quererlo o sin saberlo marcan un ‘algo’ en la vida de los que le rodean, siempre tan carismático, siempre tan sonriente, de esos que sobresalen del grupo en el que se encuentran. Hablando con él mi timidez al entablar conversación con un completo desconocido desaparecía, así como esa preocupación de buscar algún tema “políticamente correcto” para no pasar verguenzas, pues él siempre sabía de qué hablar. Noté, sin embargo, un aspecto sombrío y melancólico en su mirada, como quien esconde una historia que no quiere recordar pero que siempre está allí presente, acosándole durante el día y apareciéndo en sus sueños por la noche. Nos intercambiamos nuestros datos de contacto y quedamos en juntarnos algún día para conversar más tranquilamente sobre un tema de trabajo en el que podríamos ayudarnos mutuamente, aunque según él, era una simple excusa para unas cañas o una buena comida.

Comentarios

Una respuesta a “El día que marco un antes …. y un después. (III)”

  1. El día que marcó un antes … y un después (V) : Sinctrl - Lo hemos perdido el 4/06/2008 11:01 pm

    […] parte Segunda parte Tercera parte Cuarta […]